No tener tiempo es la mentira más grande que nos decimos todos los días.

 

Estamos siempre esperando el momento perfecto para cambiar de estilo de vida. ¿Se te han ido los años escribiendo resoluciones?, el próximo año inicia mi nuevo yo. Al llegar enero te dices ‘mañana’. Y así sigues posponiendo cambiar tu estilo de vida para mejorar tu salud. En 5 años, en 10 años, cuando tengas más tiempo, cuando tengas más recursos, cuando compres la casa, después de viajar…

 Y ahora con una visión muy diferente sobre la vida me pregunto, ¿para qué queremos hacer todo esto antes de, si tal vez no tengamos el tiempo, la energía ni la vitalidad para disfrutarlo?

Finalmente llega un día en que te cansas de no tener el control, de tener siempre una excusa, de envolatar la comida, de dejarte llevar por tus emociones para tomar tus decisiones y de no reconocerte. Y dices hasta aquí, no más.