Si puedes entender tus antojos, entonces puedes controlarlos.

brooke-lark-230642-unsplash.jpg
Photo credit: unplash

Martes 10 am de la mañana y en lo único que puedes pensar es en una taza de café. Después del almuerzo tipo 2 pm quieres algo dulce, un helado, un pedacito de brownie o esa galleta con chips de chocolate?

Te sientes culpable después de saciar tu antojo? No eres el único, todos alguna vez hemos estado allí y no tienes por qué sentirte culpable.

Los antojos no son algo malo, son simplemente tu cuerpo tratando de decirte algo. Pueden tener una razón biológica y psicológica.

Los antojos más comunes son el azúcar, carbohidratos, cafeína, chocolate, algo salado y hasta queso, entre otros

Las causas pueden derivarse de:

  • Hambre real o falta de vitaminas y nutrientes.
  • Un desbalance a nivel hormonal.
  • Las emociones.
  • El estrés.
  • Adicción a ciertas sustancias y alimentos ligados a la liberación de endorfina.

Tranquilo, no tienes que decirle no al pastel de cumpleaños, o a las papitas fritas. No! Pero si esas ganas insaciables están manejando tu vida, espero que puedas entender más a fondo que trata de decirte tu cuerpo y con los siguientes tips puedas tomar el control de nuevo.

TIPS

1)      Mantente hidratado: la sed y la deshidratación nos hacen sentir hambre, lo que puede confundirse con un antojo.

2)      Encuentra alternativas para los antojos de dulce: las frutas son naturalmente dulces. El té Chai en la tarde es una muy buena alternativa para calmar un antojo de azúcar por las especias que contiene; como la canela y el jengibre.

3)      Más movimiento y más descanso: ayudan a mantener un balance hormonal y un cuerpo libre de estrés.

4)      Toma el sol y entra en contacto con la naturaleza: el sol ayuda a liberar la serotonina una hormona encargada del estado de ánimo

5)      Si crees que tienes una adicción, aléjate de ese ingrediente por lo menos por 3 o 4 semanas hasta que logres formar un nuevo hábito más sano.

Lo más importante, no seas tan duro contigo mismo. Confía en tu intuición y en tu fortaleza para cambiar los hábitos que no te favorecen.

Espero que tengas un lindo día,

Vivi