Una relación de pareja sana – clave para una salud óptima

Imagen de Leighann Renee de Unsplash

Imagen de Leighann Renee de Unsplash

Una relación de pareja sana – clave para una salud óptima

Mis aprendizajes en estos 9 años sobre una relación de pareja sana, basada en el amor, feliz y que perdura en el tiempo.

Dejé  mi casa (la de mis papas), mi carrera, mi país, y decidí comenzar de nuevo por amor. Por esa persona que una vez dejó su trabajo, su carrera y su vida para seguir su corazón. Atravesó el pacífico sin hablar español y desde Australia viajó a Colombia para vivir su año sabático. Terminó quedándose 4 años, proponiéndome matrimonio,

Hoy 9 años después vivimos juntos en Sydney Australia. 

Resumo en 10 puntos lo que he aprendido en estos 9 años sobre una relación de pareja sana, basada en el amor, feliz y que perdura en el tiempo.

Hay dos ingredientes claves para que esta receta mágica funcione: comunicación y confianza.

Instrucciones:

1. Tener muy claro quién eres, en donde estas y para dónde vas.

Conoce que es importante para ti, tus valores, tus gustos, lo que estas dispuesta a dejar en el juego y lo que quieres lograr. En una relación de pareja como en cualquier otra relación siempre hay algo que dar y recibir. Si tienes claro porque estas en esta relación, que esperas de ella, a donde quieres llegar y si tuvieras que abandonar algo, dejar, omitir, aceptar, o reconocer que no vas a recibir, ¿que estas dispuesta a dejar? Porque si lo intentas, aceptas las reglas del juego y cuando no sucede de la forma en que lo esperas te aseguro no podrás ser feliz y eso siempre estará ahí afectando tu relación, además tu salud tanto mental como emocional.

2. Tu eres responsable 100% de tu vida y tus decisiones.

Cuando aprendes a aceptar que no puedes cambiar al otro, que nadie te puede cambiar, que solo tú decides si cambias, como te sientes, y que donde estas hoy es en parte producto de todas tus decisiones. Que las situaciones generan sentimientos y esos sentimientos son temporales o permanentes, solo tú decides. Y solo tu aceptas cuantas veces quieres vivir esta situación.

3. Comunica claramente tus expectativas.

No esperes a que tu pareja sea adivino y puede leer tu mente como Mel Gibson en la película lo que ellas quieren. Si no manifiestas lo que quieres puede que no suceda y eso te lleva a frustración.

Si algo he aprendido en los últimos años es que tengo muchos sueños, siempre estoy visualizando y planeando, pero las cosas no siempre suceden así, con los colores y matices que esperas. Esto era algo que me afectaba mucho porque tenía unas expectativas y no se cumplían, pero como iba a esperar que se cumplieran si nunca había manifestado verbalmente mis expectativas. He aprendido que hombres y mujeres generalmente tenemos una tendencia a pensar y ver el mundo de una forma diferente. Como mujer siento que soy muy sentimental, con mucho corazón. Mi pareja es mucho más racional y objetivo. No hay bueno o malo, son diferencias y cuando las conocemos y aceptamos podemos llevar una relación mucho más sana.

4. Escucha atentamente.

Cuantas veces hacemos una pregunta y antes de escuchar la respuesta estamos dando nuestro veredicto.  Escucha desde la empatía entendiendo lo que el otro siente y el significado de su realidad.

5. Nunca se te olvide tu eres la prioridad número uno en tu vida.

El día que dejes de serlo y le adjudiques el puesto a tu pareja, no esperes que eso se te retribuya en mil y una gracia. Personalmente he vivido lo que se siente poner al otro primero, y no es sano para una relación, hay muchos reproches y remordimientos. No se trata de ser el YO desde el egoísmo. Es poner al YO con corazón y con la convicción que lo hago por mí, por mi bienestar.

6. Crecemos y juntos somos más fuertes.

En una relación hay dos partes y ya conoces la regla del gana -gana. Nos apoyamos mutuamente, nos alentamos y motivamos a ser la mejor versión de nosotros mismos. Una relación bien llevada y duradera se basa en un trabajo de equipo, lo hago porque es lo mejor para ambos, lo hago porque me nace de corazón. No lo hagas esperando algo a cambio, no lo hagas para reclamar un derecho, no lo hagas si no te nace.

7. Sin juzgar.

No supongas cosas, pregunta y apóyate en hechos reales.

8. Esto no es a tu manera o la mía, yo mando o tu mandas.

Una relación es otra sociedad más, sin la abreviatura Ltda.  Entender las diferencias y tratar de llegar a una solución tomando varios puntos de visto en consideración. A veces la mejor solución es tener dos alternativas, dos menús, dos vacaciones por separado, dos opiniones.

9. Cuando fluyes y estas en armonía, tu relación está en armonía.

Tu relación es un reflejo de ti, si hay algo que ajustar trabaja en ti y resuelve tu problema personal antes de que sea demasiado tarde y termines estropeando una buena relación.

10. Libera a tu pareja así tú puedes ser libre también.

De corazón quiero decirte que cuando estas en una relación sana, honesta, que te hace sentir cómoda siendo quién eres, que te da libertad y te alienta a ser mejor, lo sientes en todas las células de tu cuerpo. De igual forma si estas en una relación por costumbre, miedo a estar sola y represiva, tu salud se verá afectada.

Mi mayor aprendizaje ha sido que el amor verdadero empodera el otro a ser quien realmente quiere ser, a ser libre.

Con amor,

Vivi