Pollo al curry con arroz aromatizado con clavos de olor, salsa de mango y raita

jason-leung-709539-unsplash.jpg

El pollo al curry es un plato muy popular en todo el mundo hoy en día, se trata de un plato inspirado en los sabores de la India, pero que se ha ido adaptando en occidente.

Esta receta es muy fácil. El plato se compone principalmente por el pollo, yo utilice pechugas y contramuslos. El arroz tradicional es tipo basmati (blanco), yo prefiero con arroz integral y queda igual de delicioso

¿Qué es el curry?

El curry es una mezcla de especias. Dependiendo de la marca puede llevar diferentes especias, pero generalmente lleva una mezcla de comino, jengibre, azafrán, pimienta, cúrcuma, cilantro, canela, mostaza, nuez moscada, hinojo, y puede que alguna más.

En el taller de invierno les insistí a las asistentes en la importancia de utilizar especias en el invierno, algunas de las especias tienen propiedades anti-inflamatorias, ayudan a mejorar el flujo sanguíneo, a desbloquear las vías respiratorias, a incrementar las defensas, entre muchos otros beneficios para la salud.

Para la salsa vamos a utilizar leche de coco,  la leche de coco es una grasa vegetal, aunque también se puede utilizar yogur, o leche.

Si quieres, el plato lo puedes acompañar con chutney de mango y con raita; yogurt griego con pepino.

Ingredientes -Pollo al curry

·         1 Kg de pechugas de pollo

·         ½ cebolla de huevo picada finamente

·         ½ pimentón picado finamente

·         2 cucharada de aceite de coco

·         1 cucharada de jengibre fresco

·         1 cucharadas de curry en polvo

·         2 cucharadas de cúrcuma en polvo

·         1 cucharada de paprika dulce

·         2 cucharadas de comino en polvo

·         1 cucharada de escamas de chile seco

·         1 cucharada de pasta de tomate ( o pulpa de tomate)

·         Sal y pimienta negra al gusto

·         200 ml de Leche de coco (1 vaso)

·         2 tazas de agua

Preparación:

1.      En una cacerola mediana a fuego medio alto, sofreímos la cebolla y el pimentón.

2.      Agregamos el jengibre y todas las especias, sofreímos por 2 minutos.

3.       Cortamos las pechugas de pollo a trozos de bocado y las salpimentamos bien. Puedes quitarle la grasa adicional que a veces traen con el cuchillo para aligerar un poco la receta.

4.      Doramos el pollo en una nueva sartén o cazuela, y dejamos aparte.

1.      Agrega el agua, la pasta de tomate y la leche al curry.

2.      Ahora agrega la leche de coco y remueve la cazuela de nuevo (recuerda remover con espátula de silicona o cuchara de madera). Déjalo cocer a fuego medio, con esto vamos a reducir la leche de coco para obtener una buena salsa espesa gracias a la grasa que contiene, después del hervor puedes bajar el fuego para tenerlo más controlado.

3.      Agrega el pollo

4.      Rectifica la sal y pimienta

5.      Espera a que la salsa quede espesa a tu gusto, te debería tardar aproximadamente 10 minutos, si se te va el tiempo recuerda que puedes rehidratar la salsa con un poco de agua y esperar de nuevo que reduzca.

6.      Con la salsa ya hecha, puedes dejar la cazuela al fuego, pero al mínimo para que conserve el calor, aunque también puedes reservarla.

7.      Pon a cocer el arroz integral, el doble de agua que, de arroz, por lo tanto, dos vasos de agua. Agregar los clavos de olor y un poco de sal.

8.      Puedes acompañar con una salsa de mango: cocinar el mango congelado con canela y con pimienta.

9.      Preparar la Raita: 1 taza de yogurt griego, ½ pepino picado finamente, jugo de medio limón, hojas de cilantro y menta picadas, comino en polvo y sal.

10.  Servir y disfrutar.

Es un plato lleno de una explosión de sabores y por su contenido calórico es ideal para un día frio. Sin embargo, viene muy bien al clima acompañado de pan.

Nota: La foto es de Jason Leung. Yo les quedo debiendo la foto del pollo que hice el fin de semana.