Hola!!

Soy Viviana, fundadora de Cocinamor. Tras una trayectoria profesional en finanzas, hoy en día lo que más disfruto es apoyar a otras personas en sus procesos de cambio hacia un estilo de vida saludable e inspirarlos a vivir con amor y disfrutar un estilo de vida saludable.

Soy la creadora del programa de 8 semanas de cambio holístico: un sistema que te ayudará a recuperar tu energía y vitalidad, profundizando en el conocimiento de tu propio ser, motivándote y alentándote a confiar en tu habilidad para elegir lo que es mejor para ti.

Cada semana está diseñada para que puedas encontrar balance, crear hábitos y rutinas saludables, y encuentres la comida que más se adapte a tus objetivos.

¡Es tiempo de tomar el control de nuevo! -Encuentra más información aquí

Mi transformación

La vida es tan agitada en nuestros días que a muchos de nosotros nos cuesta trabajo encontrar el balance: tener una vida saludable, pasar tiempo con nuestros seres queridos, cultivar una carrera, alcanzar objetivos profesionales y personales, dedicarnos tiempo a nosotros mismos, cumplir con todas nuestras obligaciones diarias… Siempre andamos a las carreras.

¿Has experimentado el sentimiento de querer cocinar más para cuidar de ti, pero no encuentras el espacio porque siempre hay algo más importante que hacer?

Lo entiendo perfectamente porque yo solía pensar igual. En el 2016 empecé a sentir que mi vida era monótona y aburrida, no encontraba un espacio para mí, para las cosas que en realidad quería hacer como disfrutar de una clase de baile, encontrarme con amigos o salir a caminar.  No tenía ni tiempo ni energía, y siempre había algo más importante en mi vida que yo misma. Estresada, de mal humor y consumida por el día a día. Había un sentimiento negativo que siempre me atacaba al llegar a casa después de trabajar porque tenía que cocinar. Mi nevera nunca estaba llena porque odiaba pasar mi tiempo libre haciendo compras en el supermercado; no sólo gastaba mucho dinero comiendo en la calle, además desarrollé problemas digestivos. Revisando mis diarios de notas, encontré mis propósitos para año nuevo y por TRES años consecutivos éstos fueron cocinar más y ahorrar más dinero.

Algo cambió en mí a finales de septiembre de 2016, después de llegar de unas vacaciones. Cansada de la misma rutina y con la certeza que mi vida no iba en la dirección que quería, renuncié a mi trabajo. Mientras tanto, me dedicaba a conseguir un nuevo trabajo: el trabajo de mis sueños, el trabajo que me diera más libertad y equilibrio. Empecé a cocinar cada día más y más: desayuno, almuerzo y cena. Estuve indagando y aprendiendo sobre los alimentos, buscando y recreando recetas, disfrutando las compras y las visitas a los mercados. Sin darme cuenta, estaba invirtiendo más tiempo en la cocina que buscando un nuevo trabajo. Cuidar de mí misma y de mi esposo me daba tanta satisfacción que me hacía sentir bendecida por crear el espacio para compartir en la cocina y en la mesa. La comida y la cocina se volvieron mi obsesión, mi placer, mi forma de ser creativa, mi espacio para relajarme y una forma de conectarme conmigo misma.

Finalmente, después de tres meses de “descanso”, tomé la decisión de volver a mi antiguo trabajo porque me había dado cuenta que no había nada malo con él: era yo la que necesitaba encontrarme conmigo misma y cambiar mi forma de pensar.

Solo puedo describir este estado de bienestar como energía positiva circulando por todo mi cuerpo y una sensación de tranquilidad. He notado un cambio muy positivo en mí desde entonces: me siento feliz y plena con mi vida, y la gente a mi alrededor también ha notado ese cambio. Comer sano y equilibrado hace parte de mi día a día y eso me hace feliz.

¿Cuál es tu historia?

¿Estás preparado para dar el gran paso, liberarte de dietas, y vivir tu mejor versión con una vida más feliz y sana?

Eres grandioso tal como eres y mereces sentirte fuerte, con energía, saludable y seguro de ti mismo… así puedes vivir la vida que siempre has soñado. No en 3, 5, 10 años, cuando tengas más tiempo. No cuando tengas más dinero. No cuando tengas la casa o la vida perfecta… AHORA.